Te invitamos a ser optimista ;) (5 min)

La forma en cómo percibimos e interpretamos el mundo tiene un impacto gigante en nuestras vidas. Los optimistas y los pesimistas perciben el mundo de formas radicalmente diferentes, aun cuando estén expuestos a eventos similares.

Consideremos la siguiente historia: María y Pedro invitan a un grupo de amigos a un asado en su casa. Al día siguiente María despierta y sonríe recordando la noche anterior exclamando: “Siempre hacemos asados magníficos”, por otro lado, Pedro piensa: “Tuvimos suerte, llegaron justo las 6 personas que habíamos invitado”. En María vemos una clásica actitud positiva, donde un evento particular, se extrapola para todos los eventos similares dando un espacio-tiempo mucho más amplio, por el contrario, en Pedro, vemos una actitud con rasgos pesimistas, asociando el éxito a un evento en particular, y enfatizando que tuvieron suerte.

En este ejemplo, es necesario resaltar 2 áreas:

Alcance:

Tiene relación con la explicación que le da una persona a un hecho particular, desde lo específico (evento para 6 personas) a generalizar (siempre hago eventos magníficos)

Espacio temporal:

Cuando una persona usa el tiempo o consistencia para explicar un evento, desde un hecho aislado (anoche) a casi siempre, o siempre.

Usualmente un optimista cuando analiza un evento positivo, lo hace generalizando y haciéndolo de forma permanente. Por el contrario, cuando analiza eventos negativos, lo hace viéndolo de forma temporal y específico; mientras que el pesimista los ve permanente y generalizado.

Consideremos otro caso: María y Pedro invitan a un grupo de amigos a un asado en su casa. Al día siguiente María despierta y sonríe recordando la noche anterior exclamando: “Siempre hacemos asados magníficos”, por otro lado, Pedro piensa: “Tuvimos suerte, llegaron justo las 6 personas que habíamos invitado”. En María vemos una clásica actitud positiva, donde un evento particular, se extrapola a todos los eventos similares dando un espacio-tiempo mucho más amplio, por el contrario, en Pedro, vemos una actitud con rasgos pesimistas, asociando el éxito a un evento en particular y externalizándolo, al atribuirlo al factor suerte.

Los beneficios de ser Optimistas:

Estudios demuestran que:

  1. Viven más y tienen mejor salud: Viven 19% más que los pesimistas.
  2. Logran más cosas: No solo por vivir más, un estudio realizado por Martin Seligman, un grupo de optimistas y pesimistas fue contratado para ser vendedores de seguros. Al segundo año, los optimistas estaban vendiendo un 57% más que los pesimistas.
  3. Tienen mejores relaciones con los demás.
  4. Tienden a equivocarse más que los pesimistas. En el mismo estudio de Martin Seligman, arrojó que los pesimistas eran muchos más precisos en saber cual era la tasa de conversión de sus llamados en ventas, que los optimistas. Sin embargo, los pesimistas también perseveraban menos.

 

Siendo Optimistas:

  1. Empieza el día agradeciendo 3 relaciones/eventos/situaciones/etc.
  2. Todas las noches, escribe 3 eventos positivos que sucedieron durante el día, y la causa.
  3. Después de un evento positivo, escríbelo y anota que significa para ti.
  4. Las creencias negativas que tengas respecto a ti, somételas a escrutinio para ver si se ajustan a la realidad, o lo estás viendo desde un prisma de una persona negativa.

¡Es hora de cambiar el monologo interno! Ser positivos y agradecidos se puede aprender al igual que un hábito.

 

 

 

Así como en el diario te invitamos a iniciar el día registrando porque estás agradecido, en esta ocasión te queremos llevar a un siguiente nivel: Acércate diariamente a una persona con la que estás agradecido y reconoce su aporte en tu vida.

Publicación más antigua
Publicación más reciente
Cerrar (esc)
Cotiza acá

Age verification

By clicking enter you are verifying that you are old enough to consume alcohol.

Buscar

Carrito

Su carrito actualmente está vacío.
Empezar a comprar