Aprendizaje activo como método de capacitación 😎

20 julio, 2022
Tiempo de lectura: 2 minutos

Muchas compañías alrededor del mundo han puesto el aprendizaje como pilar para su desarrollo. Sin embargo, capacitar a los(as) colaboradores(as) no es una tarea fácil.

Un ejemplo es Toyota y su crisis en 2009. A pesar de que uno de sus valores es la mejora continua (que va de la mano del aprendizaje), entre 2009 y 2011 tuvieron que retirar más de 10 millones de vehículos a nivel mundial por fallas en la producción.

En esos años, sus líderes admitieron que en su búsqueda por convertirse en el mayor productor de vehículos del mundo dejaron de lado su compromiso con la mejora continua.

Vale la pena preguntarse, ¿cómo asegurar que el aprendizaje sea efectivo y se mantenga en el tiempo? Una gran forma de hacerlo ─ que en Lifebox nos ha funcionado de maravilla ─ es con el active learning o aprendizaje activo.

¿De qué se trata el aprendizaje activo en las organizaciones?

Es una metodología de capacitación que involucra a los(as) colaboradores(as) en el proceso de aprendizaje más allá de la escucha pasiva. Lo que hace este método es promover el desarrollo de habilidades por medio de la interacción y los sentidos.

La diferencia entre una capacitación tradicional y una basada en el active learning es que, en el segundo, los(as) colaboradores(as) toman el papel protagonistas y aprenden haciendo o experimentando con el contenido.

Una de las características más atractivas de esta metodología es que los(as) colaboradores(as) se involucran tanto en el proceso de aprendizaje, que ellos(as) mismos(as) generan sus conocimientos al realizar actividades o reflexionar sobre lo que quieren trabajar. El(la) facilitador(a) de la experiencia pasa a ser entonces, una simple guía.

En el entrenamiento de soft skills o habilidades blandas, el aprendizaje activo es clave. De hecho, como es una metodología que involucra a quien está aprendiendo, esa misma interacción y colaboración, permite desarrollar habilidades interpersonales (Prince, 2004).

Esta metodología es la más efectiva. Y no lo decimos nosotros(as), ¡lo dice la ciencia! 🤓

En Lifebox somos fans de la ciencia y los estudios. Por eso, hemos implementado el aprendizaje activo en todas nuestras capacitaciones.

¿Cómo hacemos que funcione?
Tenemos cursos PLAY, que son experiencias asincrónicas altamente estimulantes. En ellas, los(as) colaboradores(as) viven viajes de aprendizaje gamificados, interactivos e inmersivos, en los que tienen un rol activo.

Para apalancar aún más la proactividad de los(as) usuarios(as), complementamos esos cursos con talleres LIVE, en los cuales los(as) colaboradores(as) se reúnen sincrónicamente con otros(as) para discutir temáticas de lo aprendido. Estas experiencias las facilita un(a) experto(a) en el área y se da espacio para la reflexión tanto grupal como individual.

¿Te gustaría asegurar el aprendizaje y crecimiento de tus colaboradores(as)?

Esto te podría interesar