Cómo dar retroalimentación efectiva cuando no tienes tiempo.

23 marzo, 2021

Sabemos que no es fácil comprometerse con dar feedback a tus colaboradores cuando estás inmerso en las tareas diarias, pero siguiendo estos 3 consejos de Harvard Business Review puedes realizarlo de manera más eficiente.

En el artículo de HBR se menciona que prácticamente todos los ejecutivos tienen la intención de ser buenos gerentes y líderes. Lo que sucede es que simplemente no tienen tiempo para generar los procesos de feedback, o al menos eso creen.

Daisy Dowling, fundadora y CEO de Workparent dice que escucha a menudo este tipo de razones: «Podría traer un nuevo negocio, o podría llevar a alguno de mis colaboradores a almorzar para hablar sobre su carrera. En esta industria y en este mercado, ¿cuál crees que voy a elegir?«.

Buena pregunta. Sabemos que no siempre es fácil generar las instancias de feedback, pero existen herramientas y métodos para generar un proceso más simple y dinámico para brindarlo de manera eficiente.

#1 Crea una manera estándar, casual y rutinaria de iniciar el proceso de feedback.

Para la mayoría de los jefes, entregar feedback, particularmente retroalimentación constructiva, es estresante y requiere una gran preparación. Es por eso que es clave reducir el tiempo que se pasa reflexionando y preparándose para cada conversación teniendo una forma estándar, casual y rutinaria de abrir la conversación sobre la retroalimentación.

El consejo es iniciar el proceso directamente, por ejemplo con un sencillo «Te voy a dar algunos comentarios» o «¿Estás abierto a que te enseñe sobre esto?».

#2 Sé una persona honesta, sincera y específica, abordando el problema de frente.

El error #1 que cometen los ejecutivos al entregar feedback es no ser lo suficientemente sinceros, por lo general, porque no quieren «quedar mal». Si alguna vez has usado la frase «tal vez podría se bueno. . . » en una conversación de retroalimentación o le pediste a uno de tus colaboradores que «pensara» en un problema de desempeño, hay un 99% de probabilidad de que no estés siendo suficientemente honesto.

Es importante destacar que cuanto más sincero seas, más probable será que tu coachee escuche tu mensaje y, por lo tanto, es más probable que tenga un impacto y de manera rápida. ¿El truco para ser sincero sin sentirte como un ogro? Sé honesto, sincero, específico y aborda siempre el problema de frente.

#3 Pídele al colaborador/a que parafrasee lo que escuchó, esto evitará tener que repetir el proceso.

Si tu feedback no es claro ni es entendido por el colaborador, deberás darlo por segunda, tercera y una cuarta vez, todo lo cual requiere tiempo y energía.

Para evitar la necesidad de tener que repetir el proceso, debes asegurarte de haber tenido un impacto en la primera instancia pidiéndole a la persona que parafrasee lo que escuchó. Si tu coachee puede explicarte claramente, en sus propias palabras, lo que necesita cambiar o hacer a continuación, eso garantizará que ha captado el mensaje. Por el contrario, si el mensaje está confuso, puedes corregirlo de inmediato. En ambos caso, ha disminuido la necesidad de un seguimiento futuro.


Al realizar procesos de feedback con regularidad (quizás incluso a diario), no solo ahorrarás tiempo sino que a la vez que te empezarán a ver como un entrenador más que sólo un jefe, lo cual mejorará sus habilidades y motivación.

Esto te podría interesar

¿Qué es  el Design Thinking y por qué funciona?

¿Qué es el Design Thinking y por qué funciona?

Si bien pueden conocer muchas prácticas que estimulen nuevas ideas, lo cierto es que  sabemos que los equipos de innovación a menudo tienen dificultades para aplicarlas. ¿Por qué? Porque los prejuicios y los comportamientos arraigados de las personas se interponen en...

leer más